fbpx

Mi opinión sobre la confusa figura del coach.

La figura del coach desde la perspectiva de algunos medios de comunicación.

Hace unos días iba escuchando en el coche, de vuelta del colegio, un programa de radio matinal en clave de humor en el que hablaban del Blue Monday que, por si todavía no lo sabes, desde que en el 2005 el profesor de la universidad de Cardiff, Cliff Arnall anunció que había encontrado la fórmula matemática para determinar el día más triste del año, es el tercer lunes de enero.

Hay varias razones que respaldan esta teoría: la presión por las deudas navideñas, no haber cobrado la nómina del mes de enero, el frío, que ya vemos las fiestas navideñas como algo lejano y la desmotivación por no haber cumplido con los propósitos de año nuevo.

Sea o no el día más triste del año o un truco publicitario, el caso es que el locutor comentaba que era el día más triste del año para todo el mundo excepto para un perfil profesional muy determinado: el coach.

Reconozco que aquí tuve que hacer una respiración profunda para no dejarme llevar por los juicios y escuchar lo que el buen señor tenía que decir al respecto. Se hicieron afirmaciones del tipo “el coach es esa persona que quiere que estés todo el rato feliz y no admite la tristeza”, “un coach es quien te dice que tienes que salir de la zona de confort”, “el coach se dedica a repetir las mismas frases motivacionales que puedes encontrar en un azucarillo”…

Cuando terminó su intervención debo confesar que había llegado al garaje, que me había quedado escuchando el programa y que me descubrí con las manos sujetando firmemente el volante, tensa.

Entiendo que estas declaraciones están hechas en tono de broma, con la intención de generar buen rollo entre la audiencia y quitar dramatismo al día, aunque me molestó que se hiciera a costa de dañar en cierta manera la imagen del profesional o, por lo menos, yo lo sentí así.

La difusa figura del coach en el entorno profesional.

La figura del coach es confusa para gran parte de la sociedad e, incluso, desconocida para otros profesionales que trabajan en el ámbito de la ayuda, si bien es cierto que cada vez se da una mayor colaboración entre colegas del sector.

Este tipo de mensajes que se difunden en los medios de comunicación, lejos de promover el valor que aporta el coach en la toma de consciencia personal y social como herramienta para afrontar el cambio de paradigma en el que estamos inmersos, fomenta que la información llegue de una manera menos clara a la persona que está al otro lado.

Por mi experiencia personal y profesional en el mundo del coaching, me he relacionado con cientos de coaches de diferentes corrientes y estilos y, aunque no puedo poner la mano en el fuego por otra persona que no sea yo porque, como dice el refranero popular, cada uno somos de nuestro padre y nuestra madre, sí quisiera compartir contigo que representa para mí la figura del coach y cual es su papel en un proceso de coaching:

-Un coach no te dice lo que tienes o no que hacer; te ayuda a desarrollar la habilidad de toma de decisiones.

-Un coach no aconseja, no te dice lo que es mejor para ti porque confía en que tú tienes todas las respuestas que necesitas y facilita el camino para que llegues hasta ellas.

-Un coach no te dice que para ser feliz, para superarte, tienes que salir de tu zona de confort; te acompaña en la reflexión para que identifiques qué creencias te están limitando y te propone distintos escenarios para que puedas transformar tu mentalidad y tener en cuenta otras opciones a tu alcance.

-Un coach no niega la tristeza y pretende que estés feliz todo el rato como si fuera una frase motivadora con piernas; te ayuda a reconocer, legitimizar y comprender todas tus emociones y a transitarlas.

-Un coach no juzga, genera un espacio de confianza y confidencialidad libre de juicio donde poder abordar cualquier tema que quieras abordar.

Un gran poder conlleva una gran responsabilidad.

Lo más importante y bonito que tiene esta profesión es que se hace desde el más profundo respeto y amor hacia el ser humano que tienes delante. Si tu propósito no es el de ayudar con todo tu ser y poniendo todos tus sentidos a que la persona que tienes delante florezca, dedícate a otra cosa.

Creo que cuanto mayor es el impacto que puedes generar en la sociedad, cuanto mayor es la influencia que ejerces sobre un determinado sector de la población, mayor es la responsabilidad de comunicar de forma clara y veraz la información.

Como dijo el tío Ben a Spiderman, “un gran poder conlleva una gran responsabilidad”.

¿Te ha gustado este post? Déjame un comentario y dime si te ha ayudado a tener una visión más clara del papel del coach en el ámbito del desarrollo personal y profesional y, por supuesto, si necesitas más ayuda, ya sabes dónde estoy.

 

Únete a nuestra lista y recibe correspondencia de LMD coaching con consejos de organización, tips de mindset, estrategias y alguna que otra sorpresa más.

De conformidad con Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales y RGPD, Vd. da su consentimiento para el tratamiento de los datos personales aportados a través de su petición. Estos serán incorporados al fichero correspondiente titularidad de Lourdes Martinez Delgado, inscrito en el Registro de Actividades de Tratamiento. Sus datos serán utilizados en la gestión administrativa y comercial de su petición y no serán cedidos a terceros, salvo obligación legal. Le informamos que podrá ejercer los derechos de acceso, rectificación o supresión, limitación, oposición y portabilidad a través de carta certificada, adjuntando fotocopia de su DNI/Pasaporte, en la siguiente dirección Calle Juliana , 28280 El Escorial, Madrid – España. Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos haciendo clic en Política de Privacidad .

Ir arriba