fbpx

5 claves para aprender a superar el miedo y ganar confianza en ti mismo.

5 claves para aprender a superar el miedo

Una de los deseos con los que me encuentro más frecuentemente en las sesiones es: “quiero perder el miedo a…”. Mi respuesta no suele cumplir con la expectativa de mi interlocutor: “El miedo no se puede curar porque no es una enfermedad, es un síntoma”. “¿Qué quieres conseguir en relación a ese miedo?”.

El miedo no se puede eliminar: el miedo se puede vencer, se puede trascender; puede pasar de ser un lastre a un aliado muy valioso. Créeme: he visto como decenas de personas lo han logrado y estoy segura que tú también puedes hacerlo si sabes cómo.⁠ Para ello, te voy a dar 5 claves para aprender a superar el miedo que te paraliza y te impide alcanzar tu mejor versión.

 

¿QUÉ ES EL MIEDO?

 

El miedo es una valiosísima señal que indica una desproporción entre la amenaza a la que nos enfrentamos y los recursos con que contamos para resolverla (Levy, 1999;15).

 

De esta afirmación podemos sacar 3 conclusiones:

  • la primera es que el miedo es una señal que nos avisa que hay una amenaza y que debemos prestar atención; es decir que el miedo es una emoción que garantiza la supervivencia ya que dispara la alerta de que podemos estar en peligro.
  • La segunda es que cada persona interpretará de manera subjetiva un evento o situación como una amenaza en función de los recursos de que disponga para enfrentarla; esto quiere decir que la sensación de angustia que se produce ante la percepción de un peligro será diferente para cada persona ya que está sujeta a la propia experiencia.
  • La tercera es que podemos mejorar la cantidad y calidad de recursos disponibles para disminuir para minimizar la sensación de amenaza a través de un proceso de aprendizaje.

 

 

EL PAPEL QUE JUEGA EL MIEDO EN NUESTRO DÍA A DÍA

 

El miedo es una emoción que nos avisa de que hay algo que atenta contra nuestra supervivencia, que tenemos que prestar atención, como el testigo de la gasolina en el cuadro de mandos del coche. Cuando vamos conduciendo y se enciende el testigo del combustible sabemos que nos está indicando que hay un problema que resolver. En este caso el miedo sería el testigo de la gasolina.

Cuando hablamos de miedo, hablamos también de peligros, de amenazas. En este sentido, la amenaza puede ser física o psicológica (que nos hagan daño físico, que nos peguen o griten, no contar con dinero suficiente para mantenernos, perder todo nuestro patrimonio, ser humillados, que nos excluyan de un grupo, perder el afecto de las personas que nos rodean, etc). Sea cual sea la naturaleza del peligro, si la amenaza a la que nos enfrentamos tiene un valor de 10 y los recursos o con los que contamos para hacerle frente también tienen un valor 10, no va a producirse el miedo. Si los recursos que tenemos son de una valor 3, el miedo surgirá y será, precisamente el indicador de esa desproporción. 

 

EL MIEDO NO ES EL PROBLEMA

 

En este sentido es importante aclarar que el miedo no es un problema que tengamos que eliminar o erradicar. El miedo nos indica que existe un problema a resolver. Está poniendo foco, luz en la dirección adecuada. El error, por tanto, es confundir el indicador (el miedo) con la situación a resolver. El verdadero problema es que no tenemos ni idea de qué hacer con la información que nos da. 

Hemos visto que un punto clave para entender el miedo es comprender que hay una parte subjetiva a la hora de interpretar un evento/situación/suceso como amenaza y que es diferente para cada persona. ¿De qué depende,  por tanto, nuestra interpretación? 

De nuestro sistema de creencias. Estudios científicos han demostrado que creamos realidad a través de nuestros pensamientos.

 

CREAR ES CREER

 

Las creencias son (simplificando mucho) juicios y evaluaciones sobre nosotros mismos, sobre los demás y sobre el mundo que nos rodea. Algunas de ellas están impuestas por la sociedad; otras, heredadas de nuestras familias, y muchas de ellas, consecuencia de nuestra personalidad. Las creencias ejercen una poderosa influencia sobre nuestra vida. Pueden moldear, afectar e incluso determinar nuestro grado de inteligencia, nuestra salud, nuestras relaciones, nuestra creatividad, e incluso nuestro nivel de felicidad y éxito personal. Tiene sentido pensar, por tanto, que existen dos tipos de creencias: las que nos potencian y las que limitan nuestras posibilidades de actuación. 

De las creencias podemos hablar largo y tendido en otro post. Si te apetece seguir indagando en el mundo de las creencias, házmelo saber dejándome un comentario en este post. Lo que es importante que sepas es que las creencias pueden cambiarse mediante un proceso de aprendizaje transformacional.

 

 

5 CLAVES PARA APRENDER A SUPERAR EL MIEDO Y GANAR CONFIANZA EN TI.

 

Quiero compartir contigo 5 pasos probadas entre mis clientes que les han ayudado a aprender a superar el miedo, ganar confianza en sí mismos y poder lograr los objetivos que deseaban:

✅Comprender que el miedo es un indicador, un piloto que se enciende para avisarte que algo pasa. Te está mandando un mensaje:  hay una desproporción entre la amenaza que percibes y los recursos con los que cuentas para resolver la situación. ⁠

Saber esto te da la posibilidad de entender que el miedo no es el problema; el problema es que no sabemos qué hacer con la información que nos transmite. No nos han enseñado a gestionarla🙈⁠

✅Reconocer la parte tenebrosa (a lo Voldemort), identificar la amenza: qué es lo que te está dando miedo. ¿Es algo físico o es psicológico?

✅Hacernos conscientes de los recursos que tenemos disponibles para hacer frente a la amenaza: ¿cuáles son los recursos con los que cuento aquí y ahora para enfrentar esta amenaza?

✅Identificar las creencias que están alimentando tu interpretación de la situación como una amenaza u obstáculo en apariencia insuperable.

✅Transformar la creencia que te limita en una potenciadora. Esto implica hacer un viaje interior de autodescubrimiento y reflexión. Un proceso de aprendizaje transformacional donde nos cuestionamos las creencias que nos están limitando, reconocemos nuestros patrones de comportamiento y los automatismos que limitan nuestro campo de actuación. Se trata de realizar un proceso de aprendizaje que nos permite actualizar nuestros mapas mentales incluyendo otras formas más eficaces de actuación.

 

 

QUIERO EMPEZAR A TRASCENDER EL MIEDO QUE ME PARALIZA

 

Antes de terminar, te dejo una plantilla para descargar* que he diseñado para ayudarte a reflexionar sobre tus miedos. Con este sencillo ejercicio conseguirás:

  • reducir la intensidad de la emoción
  • legitimizarla y normalizarla
  • identificar cuál es el miedo que te paraliza y te impide pasar a la acción
  • detectar los juicios responsables de las amenazas que te bloquean
  • conocer de qué recursos personales dispones para pasar a la acción
  • hacer una lista de los aprendizajes que necesitas incorporar a tu caja de herramientas.

Nelson Mandela dijo “aprendí que la valentía no es la ausencia de miedo, sino el triunfo sobre el miedo. El hombre valiente no es el que no siente miedo, sino aquel que conquista ese miedo”.

Si te apetece seguir reflexionando sobre el miedo, mentalidad y creencias limitantes, o quieres compartir conmigo cómo te ha ido con el ejercicio anterior, puedes contactarme aquí.

 

⁠ Y un último favor, si este artículo te ha inspirado y crees que ayudar a otras personas, te agradeceré que compartas este post entre tus conocidos para ayudarme a ganar visibilidad y poder seguir aportando valor.

Nos leemos en el próximo post. 

¡Gracias por estar al otro lado de la pantalla!

 

*Revisa la carpeta de spam y añádenos a tu libreta de direcciones.

De conformidad con Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales y RGPD, Vd. da su consentimiento para el tratamiento de los datos personales aportados a través de su petición. Estos serán incorporados al fichero correspondiente titularidad de Lourdes Martinez Delgado, inscrito en el Registro de Actividades de Tratamiento. Sus datos serán utilizados en la gestión administrativa y comercial de su petición y no serán cedidos a terceros, salvo obligación legal. Le informamos que podrá ejercer los derechos de acceso, rectificación o supresión, limitación, oposición y portabilidad a través de carta certificada, adjuntando fotocopia de su DNI/Pasaporte, en la siguiente dirección Calle Juliana , 28280 El Escorial, Madrid – España. Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos haciendo clic en Política de Privacidad .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba